concacafhexagonalok

El gol que no fue – los imponderable

Posted on Posted in Entradas

QQ:. HH:. muy buenos días,

Aunque el fútbol pueda ser un deporte que no guste a todos, es innegable que las eliminatorias para participar en el mundial a ser celebrado en Rusia en 2018 es tendencia mundial que hace eco en  las noticias y medios de comunicación. Tomo la dinámica de las eliminatorias y la columna semanal de coaching de German Retana para hacer un paralelo de enseñanza para nuestra vida profana y quizás al interior de nuestra Orden.

” Desdichadamente, en organizaciones y procesos humanos hay o aparecen imponderables que, por injusto que sea, cambian historias y arrastran −a su antojo− a destinos inesperados.  Dicho de otro modo, el esfuerzo supremo no siempre conduce a la meta, el trabajo honesto puede ser desvalorizado; incluso, aunque resulte paradójico, hacer lo correcto y cumplir las reglas puede dejar a alguien fuera de competencia o del trabajo. ¿Qué hacer ante estas realidades?”

El proceso eliminatorio hacia el Mundial de Fútbol Rusia 2018 no escapó a los imponderables, en él sucedió un hecho insólito: un árbitro validó un gol a un equipo que jamás lo anotó; el equipo de la hermana nación de Panamá, así lo reconocen hasta sus miembros. Como resultado de ese “error”, clasificó el país al que se le “obsequió” ese gol, otro quedó eliminado; Estados Unidos  y un tercero deberá viajar al otro lado del mundo a luchar por la clasificación al Mundial; Honduras.

Esto no habría sido necesario si se hubiera actuado conforme a las reglas básicas del fútbol.

En el pasado mundial de Fútbol los mexicanos se vieron eliminados por Holanda debido a que el árbitro sancionó un penalti que no sucedió, Arjen Robben simuló una falta,  que puede ser considerada un imponderable del mundial de Brasil 2014. Así mismo, muchos colombianos sostenemos que en el  partido entre Colombia y Brasil, anularon un gol de nuestro defensa Yepes ; un imponderable más en un mismo evento deportivo .

” Suele suceder que, en momentos como este, quien se beneficia de un error tan obvio calla y celebra, denotando su idea de Fair Play. O bien, partiendo de la premisa “Ojo por ojo…”, justifica: “En el pasado fuimos afectados, esta es la compensación”. Por supuesto, nadie es culpable de ser premiado por el error de un tercero, pero lo honroso en esos casos es entablar una íntima conversación con la conciencia…tan solo eso ya sería un gesto digno.”

” El mundo de las organizaciones se asemeja al del deporte y viceversa. Usted puede hacer una excelente labor, pero de repente aparece alguien que −sin indagar a fondo ni evaluar resultados− juzga y condena. ¡Imponderable! Usted trabaja con honestidad y respeto, pero surge el hablador que, por envidia o emociones ocultas, denigra su prestigio. ¡Imponderable! Usted dirige una empresa con ética, pero el de enfrente vende más barato porque cayó en la corrupción. ¡Imponderable! Aunemos a esto los accidentes, las casualidades, el comportamiento de la madre naturaleza. ¡La lista de imponderables sería interminable…!” Existen millones de imponderables a nuestros alrededor; se configuran múltiples circunstancias que van modelando nuestras relaciones y nuestro desempeño en cada uno de los niveles; personal,  familiar, laboral y en cada una de las organizaciones donde tomamos parte.

” Lo tenebroso no es solo que esas cosas sucedan, sino que quienes deben corregirlas se conviertan en observadores pasivos, en lugar de ser protagonistas de soluciones justas e inmediatas. “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa”, señala Albert Einstein. Los imponderables siempre estarán al acecho. Son diversos sus rostros y manifestaciones, asimismo, sus propósitos suelen ser enigmáticos, ¿cómo responder?”. Ser un espectador más sin acción ante las adversidades o diferencias es el camino a la injusticia y desigualdad. Ver lo que pasa sin tomar acción es permitir que la Fraternidad e Igualdad se extingan no por el mal en sí mismo, sino por la desidia y la complacencia.

” El único camino es persistir, procesar las emociones y convertirlas en un coraje renovado para seguir adelante. Sería funesto que los imponderables derrotaran a la valentía, a la honestidad, al actuar correctamente. Ser indiferente o rendirse es sumarse a quienes cometen injusticias. “La marca esencial que distingue a un hombre digno de llamarse así es la perseverancia en situaciones adversas y difíciles”, dice Beethoven.” . Para demostrar nuestra tenacidad, perseverancia , disciplina, esfuerzo y hasta nuestra inocencia no existe un camino diferente a la valentía del actuar en derecho, siendo puntas de lanza en cada situación , estando al frente sin mediar esfuerzo en cada una de las situaciones que se nos presenten.

Todos los días presenciamos “goles fantasmas”: favoritismos, acciones ilógicas, ilegalidades, persecuciones inexplicables, habladurías, subjetividad y decisiones irracionales. Habrá quienes “(…) no deseen escuchar la verdad porque no quieren que sus ilusiones se vean destruidas”, indica F. Nietzche. La tarea ante los imponderables es continuar valientes por el buen y acertado camino, que no siempre es el más corto ni el menos empinado hacia la meta ; al final de este, señala Gandhi: “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo…. Un esfuerzo total es una victoria completa”.

TAF∴

WF M∴M∴

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *